Atención, isla al frente.

Se dice que lo importante en esta vida es tener propósitos. Las personas mueren cuando ya no tienen un sentido, un fin, “cumplieron su misión” si se van antes de tiempo o se “quedaron sin misión” si se dejaron morir. Sea la justificación que elijamos, siempre hay algo dando vueltas. Todo propósito llega de alguna forma, a veces buscado otras veces cual embarazo adolescente, simplemente ocurre. De nuevo, sea cual sea la justificación que elijamos siempre va a haber algo que dé sentido a nuestro día a día. Los propósitos no son todos iguales, vienen en distintos tamaños, formas y colores. Algunas personas solo tienen uno y es el mismo durante toda su vida. Otras, cambian a cada rato, evolucionan, avanzan y retroceden, los multiplican, los adaptan, son ellos y sus circunstancias, el punto es trabajarlos. Los propósitos son más que “cosas por hacer”, son motores que necesitan nafta, atención y cuidados. No llegan solos, no crecen solos, no se dan solos, los propósitos somos nosotros. Esa islita no se hizo de la noche a la mañana, yo por mi parte la miro. Mañana será otro día, no tengo un buen cierre para este mini relato, solo espero encontrarle un sentido.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s