A veces cansa remarla.

Para la generación de mis viejos, padre de 60 madre de 55, todo lo que uno logra y consigue en la vida es gracias al “sacrificio”, fruto del sudor y de las lágrimas. Para ganar hay que dejar todo en la cancha. Yo no sé si quiero ganar así. Por lo pronto, lo lindo de las nuevas generaciones es que vienen a mostrar otras formas y modos de obtener resultados. La raíz de los problemas, la esencia de la vida siempre es la misma, por lo que no hay que descartar lo que ya se sabe, lo que tenemos. No obstante, nosotros, los nuevos y no ya tan nuevos, la generación del “esfuerzo”, tenemos (por suerte) más herramientas, Internet, ¡Google! Redes sociales, hasta los paradigmas culturales mutan mucho más rápido que años anteriores. Se nos dice “ustedes quieren todo ya, ustedes la tienen fácil” y en algún punto puede que sea así, en otro, tiene sus vueltas, sus mañas. Por eso, nosotros, los nuevos y no tan nuevos, debemos ser astutos, estratégicos, ávidos administradores de nuestro tiempo y energía. Con un poco de suerte y viento a favor, mientras viajamos al destino deseado, podremos disfrutar de una eventual ancla baja si divisamos aguas calmas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s