Spoiler alert!

   Hace poco, por amor al arte de hinchar los huevos, decidí ir a un “brujo”, un intento de Harry Potter que tira cartas, caracoles, hace lectura de manos, cura el ojeo, un cv muy completo para alguien sin manejo del “Expecto Patronum”. Llegué, era por el barrio de Villa Urquiza, toqué timbre, la portería. O sea, no sólo era brujo sino que también portero, es decir, no se ganaba la vida haciendo “magia” pero unas vacaciones más jugosas podía llegar a tener. El señor, muy cálido, super atento, me llevó hasta su departamento, allí estaba su perra, una amorosa, juguetona. Todo lo que duró el encuentro, que fue algo más de una hora, fue sumamente ameno aunque un poco forzado, incómodo. Fui por algo puntual y me llevé material para armar tres temporada de alguna serie chota, con todos los clichés que una serie sin trama ni suspenso puede tener. No obstante, las cosas que se dijeron durante ese lapsus de tiempo sobre mi vida pasada como señora adinerada, oligárquica, sumisa y mi futuro como mujer felizmente casada, madre de hijos buscados, (dato no menor si antes había dicho que iba a casarme) me dejaron pensativa, perturbada, pero por sobretodo, mustia. Sí, mustia. Un perro al que no le dan premio después de hacer algo bien, así, mustia. Quizás porque me dijo lo que no quería escuchar, quizás porque me siento diferente a las descripciones que él hizo. No sé, pero si bien creo en que hay cosas que nos superan y hay un “más allá” al que las explicaciones le hacen frente, creo más en mí misma y en las personas con las que me relaciono y rodeo. Capaz lo que dijo el señor brujo pase pero es muy probable que si ocurre es porque me condicionó con sus palabras y les di poder. Les di esa magia de la que él se jacta. Capaz no pasen, ojalá no pasen, especialmente aquellas que tengo ahí, entre ceja y ceja. Por lo pronto, a un brujo no vuelvo más. Muy de spoiler saber algunas cosas de antemano, más si son producto de la puta ansiedad. Aguante no ver las imágenes filtradas del encuentro entre Jon Snow y Khaleesi, aguante no saber que dice el pulpo Paul sobre la próxima final del mundial de Rusia 2018.

Mi futuro puede estar escrito pero la que tiene el lápiz y el papel, soy yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s